lunes, 20 de diciembre de 2010

11. La decisión

Jack estaba en la litera de abajo y yo en la de arriba. Iba por el tema 3. Muy atrasados. Pero eso no era lo importante ahora.  Después de haberme dado ese inesperado beso, él había seguido… y yo también. Avergonzada, yacía en mi cama boca arriba, tragándome los gemidos y las lágrimas.
-Arya…yo…-murmuró.
-¡Cállate!-le grité.
No volvió a hablar. Me había besado. Yo había seguido con el beso. Esto no podía suceder. Era la peor Aritmi de la historia.
-Arya…
No tuve tiempo de decirle que se callara. Se subió a la litera y me tapó la boca con su mano. Enrojecí de furia, pero le miré con resignación.
-Te quiero. Y tú también. Ambos podemos sentirlo…
-Pero no puede ser, Jack, no puede ser-insistí quitándole la mano de la boca.
-Pero es que te quiero.
Me quedé callada y le observé. Sentí que nunca había visto a nadie tan seguro en mi vida. Bajé la cabeza con tristeza.
-Podría acabar en infierno-musité.
-Yo iría contigo-me juró entrelazando mi mano con la suya.
-Eres Dios-le dije- el paraíso es tu lugar. No el infierno.
-Te quiero-murmuró sin hacerme caso.
Entonces de nuevo se acercó a mí. Lo sentí muy cerca de mí y sentí la necesidad de cerrar los ojos, para no ver el sufrimiento que el futuro me deparaba. Para no ver con angustia como sus labios buscaban dentro de mí. Sentí como nos hacíamos uno mientras me besaba. No podía evitarlo. Era un sentimiento que me mataba. Había dejado de ser un ángel. Nunca me había sentido tan humana.
-Yo también te quiero-dije en un respiro.-y me duele tanto…
Empecé a llorar. Casi podía sentir la presencia de Gabriel, mirando con tristeza la escena, como si supiera que la consecuencia de esto solo era el infierno, y que me esperaba con los brazos abiertos. Y volví a besarle. Una y otra vez.
-Jack…-dije en un susurro.
-¿Qué quieres, mi amor?
-Renunciaré a mi puesto de Aritmi.
-Entonces yo lo haré del de Dios.
Sorprendida, abrí mucho los ojos. Pero no los mantuve abiertos mucho tiempo. Los cerré mientras Jack me besaba entre las sábanas, liberando todo ese amor que lo llenaba por dentro.

4 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado!
    Qué romantico, ¡pero no quiero que vaya al infierno! :(
    Seguro que no irá, ¡¡no sería justo!!

    ResponderEliminar
  2. ayy me da miedo d lo k pueda pasar x culpa se satya... ellos merecen ser felices =D
    y coincido con Lune* me ha encantadooo

    ResponderEliminar
  3. Ay! no quiero que vaya al infierno! Pero ha sido tan romantico! es muy nanay Jack! me cayo bien (Y)y estoy de acuerdo con Lune y Maite me encantó!
    Girl

    ResponderEliminar